La vida es como un viaje en autobús

 

depositphotos_73710157-stock-illustration-happy-children-cartoon-on-school

La vida es como un viaje en autobús:

  • Algunos comienzan el viaje junto a ti.
  • Otros se suben a la mitad del camino.
  • Muchos se bajan antes de que llegues al final de tu viaje.
  • Y muy pocos permanecen junto a ti hasta el final.

    Pero cada una de esas personas dejan algo en tu corazón que recordarás a lo largo de ese hermoso viaje. 

    Baja las ventanas y disfruta el viaje, no sabes cuando llegarás a tu parada…

    Gracias por haberte subido en algún momento en el autobús de mi vida…  Espero nunca te bajes. 

    Y si te bajas, nunca te olvides de mi porque yo no me olvidaré de tí.

Gracias a todos mis amigos que han estado a mi lado durante el viaje este año.

Y si no lo hiciste… ¡te espero en la próxima salida el año que viene!

(Anónimo)

Mas que nunca mariposa

 mariposa

“La escafandra (oruga) y la mariposa” es un libro de Jean Dominique Bauby que luego se llevó al cine donde se toca el síndrome del cautiverio: una persona es prisionera de su propio cuerpo.

Sin llegar a tal situación límite, son las palabras que definen muy bien como es vivir en un cuerpo tetrapléjico como el mío, un cuerpo que me pertenece pero no me obedece, que muevo pero no muevo, que siento pero no siento, que cambia pero no cambia; una mezcla difícil de explicar si no lo vivenciás en carne propia o si no vivís cerca de una persona que pase por algo parecido.

Siempre intento no quejarme de mi vida en su conjunto, porque a pesar de todo me falta poco pero, no me engaño a mi misma tampoco, para lo “estandar” me falta mucho y esa afirmación es lo que me lleva a sentir que soy justamente eso: una oruga y una mariposa mas no en la misma proporción.

Oruga:

Porque quiero caminar sobre el césped recién cortado pero mis piernas no responden, porque intento abrir las manos para dar una caricia o estrechar las de un/a amigo/a pero las tengo cerradas, porque quiero jugar a tirar para arriba a mis sobrinos pero mis brazos no soportan ese peso, porque tengo mucha sed en medio de la noche, veo el vaso de agua a medio metro pero son kilómetros insalvables para mí pues no llego, porque 3 mosquitos se deleitan con la sangre que sacan de mi pie y no logro espantarlos. En sintesís, porque mi cuerpo me encierra en mí misma de cierta forma.

Mariposa:

Porque vuelo con mis sueños, veo el mundo desde arriba como si el cielo estrellado estuviera dado vuelta porque las lucecitas que titilan están allá por debajo mío, porque puedo caminar en la costa del mar en una playa solitaria, porque puedo tomar una hoja en blanco y lápices de colores para dibujar con mis sobrinos, porque puedo entrelazar mis manos con las de esa persona especial y abrazarle parada en puntitas de pie, porque puedo correr con mis amigos huyendo de alguna travesura, porque puedo mover porque sí los dedos del pie, porque tengo sed y puedo levantarme, ir a la cocina, abrir la heladera y tomarme un vaso de agua que yo misma me sirvo, porque me doy una ducha y me lavo la cabeza bajo la ducha sin ayuda de nadie, porque puedo preparar pizzas para comer en familia.

Son cosas tan sencillas y que ya dije mil veces en otros posts, pero la mayoría ni las toman en cuenta. Pero cuanto daría yo por poder hacer todo eso por lo menos un día … estos días, algún día


 

¡¡¡ Sonrío, sueño, lloro, amo, comparto, vivo!!!

SONRÍO….
Aunque la vida me golpee,aunque no todos los amaneceres sean hermosos,aunque se me cierren las puertas. Sonrío…
SUEÑO….
Porque soñar no cuesta nada y alivia mi pensamiento,porque quizás mi sueño pueda cumplirse,porque soñar me hace feliz.
LLORO…
Porque llorar purifica mi alma y alivia mi corazón,porque mi angustia decrece, aunque sólo sea un poco,porque cada lágrima es un propósito de mejorar mi existencia.
AMO…
Porque amar es vivir,porque si amo, quizás reciba amor,porque prefiero amar y sufrir,que sufrir por no haber amado nunca.
COMPARTO….
Porque al compartir crezco,porque mis penas, compartidas, disminuyen,y mis alegrías se duplican.

¡¡¡ Sonrío, sueño, lloro, amo, comparto, vivo.!!!

Autor Anónimo

La riqueza de las diferencias

No habría sinfonías sin distinción de notas,ni pintura sin variedad de colores o literatura sin un mundo de palabras.

No habría nada…sin la riqueza de ser todos únicos y diferentes al construir la vida.

Comprender que las personas son inevitablemente diferentes las unas de las otras es el comienzo de la sabiduría para los psicólogos en ciernes

Eysenck H.J y Eysenck M.W

El teléfono del Padre

Aunque no soy muy practicante tengo conversaciones con el Dios interno que muchos sentimos tener, con El Supremo para mí.

Fuí criada en la religión Católica Apostólica Romana, además mis padres me inculcaron el respeto hacia la Madre de Jesucristo, María porque eran de un grupo del movimiento de Schoenstatt y fué así que conocí unas tarjetas con frases del fundador de esta congregación, el Padre José Kentenich.

A que va este relato? Cuando me dieron de alta después de 40 y tantos días hospitalizada, llegué a casa y con movimientos aún muy débiles en mis brazos saqué una tarjetita de lo que se llama El Teléfono del Padre que no son más que frases de José Kentenich que hablan de su relación con Dios, Jesús y María. Ahí cerré los ojos y pregunté el porqué del accidente y la tarjeta decía :

Todo sucede por alguna razón

10-centro

Esta reflexión no es mía pero dice mucho de lo que creo, de lo que pienso, de lo que siento. Si sos o fuiste parte de mi historia, de seguro vas a encontrar unas líneas que te hablen a vos … sin que yo te lo diga.

Algunas veces, las personas llegan a nuestras vidas y rápidamente nos damos cuenta de que esto pasa porque debe de ser así, para servir un propósito, para enseñar una lección, para descubrir quienes somos en realidad, para enseñarnos lo que deseamos alcanzar.

Tú no sabes quiénes son estas personas, pero cuando fijas tus ojos en ellas, sabes y comprendes que afectarán tu vida de una manera profunda. Algunas veces te pasan cosas que parecen horribles, dolorosas e injustas, pero en realidad entiendes que si no superas estas cosas nunca habrías realizado tu potencial, tu fuerza, o el poder de tu corazón.

Todo pasa por una razón en la vida. Nada sucede por casualidad o por la suerte… Enfermedades, heridas, el amor, momentos perdidos de grandeza o de puras tonterías, todo ocurre para probar los límites de tu alma. Sin estas pequeñas pruebas la vida sería como una carretera recién pavimentada, suave y lisa. Una carretera directa sin rumbo a ningún lugar, plana, cómoda y segura, mas empañada y sin razón.

La gente que conoces afecta tu vida; las caídas y los triunfos que tú experimentas crean la persona que eres. Inclusive se puede aprender de las malas experiencias. Es más, quizás sean las más significativas en nuestras vidas.

Si alguien te hiere, te traiciona o rompe tu corazón, le das las gracias porque te ha enseñado la importancia de perdonar, de dar confianza y de tener más cuidado de a quien le abres tu corazón. Si alguien te ama, ámalo tú también no porque él o ella te ame, sino porque te han enseñado a amar y a abrir tu corazón y tus ojos a las cosas pequeñas de la vida.

Haz que cada día cuente y aprecia cada momento, además de aprender de todo lo que puedas, porque quizás más adelante no tengas la oportunidad de aprender lo que tienes que aprender de este momento.

Entabla una conversación con gente con quien no hayas dialogado nunca, escúchalos y presta atención. Permítete enamorarte, liberarte y poner tu vista en un lugar bien alto. Mantén tu cabeza en alto porque tienes todo el derecho de hacerlo.

Repítete a ti mismo que eres un individuo magnífico y créelo; si no crees en ti mismo nadie más lo hará tampoco. Crea tu propia vida, encuéntrala y luego vívela… No olvides que Dios tiene un plan maravilloso para cada uno de nosotros, y debemos aprende a descubrirlo.

Autor Anónimor

Al Maestro con cariño por el Dr. Miguel A. Velázquez B

Con tu permiso querido Mime, copio tu homenaje al Dr. Carlos Codas:

Hay palabras que uno no quisiera escribir nunca. Hay momentos que uno se los ahorraria para siempre. Pero hay transitos en la vida que no pueden dejar de andarse, aunque postergados, deben hacerse. Por eso, cuando estos caminos toca transitarlos mas temprano que tarde en casos puntuales, a la indignacion con la vida y con el destino, se suma la desolacion, la impotencia y el sentimiento de pequeñez ante la adversidad de la muerte.

Esto es lo que senti el sabado pasado cuando me entere de la partida de mi Maestro, mi mentor, mi amigo, mi querido “Jefe” como lo llamabamos aquellos que pasamos por sus manos observando esas manos hacer milagros en personas desahuciadas por la ciencia y hasta por la fe. Por eso me voy a referir en estas palabras emocionadas a el simplemente como el Jefe, un titulo que se lo gano mediante el respeto y la admiracion.

El Jefe nacio en Asuncion un 7 de setiembre de 1954. Curso sus estudios en el Colegio San Jose y se recibio de Medico en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Asuncion en 1978. Fue Residente de Cirugia en la mitica Sala X y luego escogio el camino de la Neurocirugia siguiendo los pasos de su tio, primer neurocirujano paraguayo, el recordado Silvio Codas Gorostiaga, perfeccionandose en Brasil, USA y Sudafrica. Volvio al pais en 1989 y trabajo en el Hospital de Primeros Auxilios y en el Hospital de Clinicas. Movido por su inquebrantable espiritu, formo el Servicio de Neurocirugia del Instituto de Prevision Social, el primer Servicio formalmente creado en el pais, en 1993. En 1996 recibe a los primeros Residentes siendo la primera escuela de neurocirujanos acreditada en el pais. En ese Servicio realizo numerosos hitos cientificos de relevancia: la primera cirugia estereotactica, la primera cirugia de enfermedad de Parkinson, el primer by pass cerebral carotido-cavernoso de alto flujo o cirugias con invitados extranjeros especiales como el Dr. Hector Giocoli, presidente de la World Federation of Neurosurgeons.

A la par, coloco al Paraguay en la orbita de la neurocirugia mundial, siendo primero socio fundador de la Sociedad Paraguaya de Cirugia Neurologica en 1999 en su propia residencia, y afiliando luego a la SPCN a la FLANC (Federacion Latinoamericana de Neurocirugia) y WFNS (World Federation of Neurosurgeons). Participo activamente en Congresos internacionales costeandose siempre los pasajes y la estadia de su propio pecunio, con tal de ubicar al Paraguay en el reconocimiento internacional. Ocupo cargos de relevancia dentro de la FLANC, y en lo personal, me consta que aspiraba a la Presidencia de la misma, hecho que se hubiese dado probablemente en los proximos años por su teson, su reconocida trayectoria de trabajo y su don de gente reconocido por los colegas de todo el mundo.

En lo personal, no puedo sustraerme a la emocion cuando recuerdo al Jefe en una anecdota que lo pinta de cuerpo entero a carta cabal. Era una mañana calurosa de febrero de 1996, cuando ya habia resignado ser neurocirujano, sueño que se me habia despertado cuando vi operar en Primer Curso en el Hospital de Primeros Auxilios a un neurocirujano grande que con sus diestras manos habia drenado un hematoma subdural de un chico que habia recibido una patada de un caballo. Desde esa vez, ese neurocirujano me causo admiracion y ganas de ser como el en algun momento. Esa mañana, despues de haber obtenido una plaza en la codiciada Residencia en Cirugia General con la que me queria abrir camino hacia la ansiada Cirugia Neurologica, bajaba sudoroso las escaleras del Hospital Central del Instituto de Prevision Social, cuando mis ojos por bendicion se posaron en un pequeño aviso cuadrado pegado en una pared que rezaba: “SE BUSCAN INTERESADOS EN RESIDENCIA EN NEUROCIRUGIA. TRATAR EN EL CUARTO PISO”. Estaba en ese piso y alli me dirigi. Una secretaria afable y muy cariñosa me recibio y sin mas preambulos me hizo pasar junto al Jefe. Alli estaba. Monumental en su estatura, con su voz gruesa e imponente, tal cual lo habia visto aquella vez drenando el hematoma. Solamente me pregunto mi nombre, ojeo mi Curriculum modesto que ya llevaba sello de Cirugia General, y tomo el telefono para dirigirse a Educacion Medica pidiendo mi ingreso como Neurocirujano. Y fue alli donde lo conoci plenamente, cuando elevo ese vozarron diciendo: “A mi no me vas a condicionar ninguna afiliacion para ingresar al Instituto, yo elijo mi gente o no abro la Residencia. Quiero que el Dr. Velazquez este en mi Servicio como Residente y no le exijan ninguna afiliacion”. Gracias a el, no me afilie ni me presionaron para eso. Eran otros tiempos y otras realidades, pero el Jefe privilegio mis ganas a cualquier cosa.

Con el Jefe conoci la neurocirugia. Conoci el significado de la confianza cuando me llevaba a operar con el siendo apenas un Residente, e incluso me pagaba los pacientes privados sin tener necesidad alguna de hacerlo. Me daba mi lugar, fomento en mi el amor por la Estereotaxia, sub especialidad que no va a ser la misma ahora que el, el primero que la hizo en el pais, ya no esta, pero que seguire cultivandola con la misma pasion que me inculco. El Jefe respeto aun mi deseo de marcharme al interior cuando podia quedarme junto a el, y nunca me desamparo aun en estas circunstancias, operando conmigo en la capital o en el interior cuando podia y la situacion daba. Y el empuje siempre a seguir, siempre el telefono presto a ser contestado fuera la hora que sea, para apoyarme y brindarme sus consejos y sus recomendaciones siempre sabias.

Al Jefe lo respetaban y lo querian en el extranjero. Hace pocos meses compartiendo con neurocirujanos de otros paises, basto comentar que el Jefe era mi maestro y yo fui su discipulo para que se deshicieran en envios de saludos a el y a su familia, y reconocimientos de todo tipo a su persona, dando testimonio de cuanto lo apreciaban en todos lados.

El Jefe se quedo dormido el sabado 16 de julio pasado. Apenas el viernes hablamos por telefono y escuche su risa por una situacion transicional que comentamos, sin saber que seria por ultima vez. El Jefe se durmio como se duermen los justos: sin dolor, tranquilo, en la paz del hogar que tanto amaba, rodeado por el amor de su extraordinaria esposa y de sus brillantes hijos. El Jefe se fue a ocupar su lugar en el cielo de los genios, a hablar de Medicina con su tio Chocolon o de futbol con Arsenio Erico, de su gran Nacional querido que lo tenia como devoto fiel de sus colores y quien le regalo hace pocas semanas el ultimo campeonato que el veria. El Jefe se hizo inmortal en la historia de la Medicina Paraguaya y se hizo eterno en el cariño y la gratitud de quienes le debemos lo que somos, sabemos y hacemos y le estaremos eternamente en deuda por todo lo que sembro en vida en esta tierra.

Jefe querido. Maestro. Amigo. Hasta siempre.


Prof. Dr. Miguel Angel Velazquez Blanco
Medico Especialista en Neurocirugia
Director del Proyecto Telemedicina Paraguay
http://drmime.blogspot.com/

Paraguay

Acuérdate de lo bueno

trebol+de+la+suerte

  • Cuando el cielo esté gris: Acuérdate cuando lo viste profundamente azul
  • Cuando sientas frío: Piensa en un sol radiante que ya te ha dado calor
  • Cuando sufras una derrota: Acuérdate de tus triunfos y de tus logros
  • Cuando necesites amor: Revive tus experiencias de afecto y ternura
  • Acuérdate de lo que has vivido y de lo que has dado con alegría
  • Recuerda los regalos que te han hecho, los besos que te han dado
  • Los paisajes que has disfrutado y las risas que de ti han emanado
  • Si esto has tenido, lo podrás volver a tener
  • Y lo que has logrado, lo podrás volver a ganar
  • Alégrate por lo bueno que tienes y por lo de los demás
  • Desecha los recuerdos tristes y dolorosos, no te lastimes más
  • Piensa en lo bueno, en lo amable, en lo bello y en la verdad
  • Recorre tu vida y detente en donde hayan
  • Bellos recuerdos y emociones sanas y vívelas otra vez
  • Visualiza aquel atardecer que te emocionó
  • Revive esa caricia espontánea que se te dió
  • Disfruta nuevamente de la paz que ya has conocido
  • Piensa y vive el bien, Allá en tu mente
  • Están guardadas todas esas imágenes
  • Y solo tú decides cuáles has de volver a mirar…

Autor Anónimor