Necesito vender mi silla de ruedas automática y seguir la rehabilitación

Preciso vender mi silla de ruedas automática que ya no necesito, es nuevita, liviana y plegable. Ahora tengo que cambiarla por otra que sea neurológica y plegable.

Si sabés de alguien que está buscando comprar una yo la estoy vendiendo al precio que la compré en Chile: Gs. 8.500.000.

Mi número es el 0972 393355. Instagram y Twitter @soyadritrigo, email soyadritrigo@outlook.com

Te cuento mi caso:

Soy tetrapléjica (Inmovilidad corporal del  90%) y sentía mucho dolor a pesar de la medicación, tomo ahora mismo 20 pastillas al día y surgió la posibilidad de ir al extranjero para tratarme.

En Chile me apliqué Bótox Medicinal para tratar la espasticidad que es lo que me causa las molestias y dolor pero no obtuve los resultados esperados así que volví a Paraguay para seguir la indicación del médico rehabilitador: operarme los tendones de Aquiles para que al menos las piernas mejoraran.

Esa cirugía salió muy bien, fue en noviembre  de 2018 y estoy aún con las férulas después de 5 semanas con yeso y continuando las sesiones de kinesiología para relajar las piernas y la espalda.

La complicación es que ahora IPS ya no me provee Pregabalina pues la sacó de Pacientes Crónicos, su costo es alto y lo pago yo junto a mi tratamiento de rehabilitación, los gastos del salario de la una persona que me asiste en todo, insumos, los demás medicamentos y los costos que conlleva mi condición, aunque tenga un trabajo estable.

Por favor compartí éste post para que pueda llegar a esa persona que seguro no la encuentra aquí en Paraguay

¡Gracias por la paciencia de leer hasta aquí!

Yo te perdoné doctor

20181129_024620

Febrero de 1996 con tracción cervical

Desde el minuto 0 mis amigos me cuidaron porque se dieron cuenta de la gravedad de mi situación pero vos doctor, el primero de tantos que tendría en la vida, vos no.

Quienes estuvieron  en la camioneta me bajaron todo lo inmovilizada que podían a esa camilla donde vos que estudiaste años y según el juramento hipocrático seguro leíste: “Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones”, vos no cumpliste.

¿Faltaste a la clase sobre lesiones en la médula espinal? ¿Ignorabas que el hecho de mi falta de sensibilidad y movilidad desde el cuello sugería una lesion interna? ¿Te olvidaste del uso del collarín inmovilizador cuando le pediste a mi papá que te ayudara a levantarme para auscultarme ? ¿Mi grito de dolor en la nuca como un cuchillo cortándome no te dio una idea de mi situación cuando también intentaste pararme?.

¿En serio tu diagnóstico se basó en el hecho de que mis padres se habían separado y que coincidentemente mi relación de 2 años con un muchacho estaba en un “romper y volver” últimamente?

Mis amigos me llevaron al mejor lugar que ellos creyeron porque era privado y eso que el Centro de Salud Público quedaba más cerca. Ellos confiaron  que en el sanatorio privado “Centro Médico de Luque” sería atendida más rápido y mejor. Después de casi 23 años de ésa noche no me da miedo decir dónde arruinaste parte de la vida.

Me dejaste internada cambiándome de la camilla a la cama sin cuidarme el cuello, personal de blanco a tu cargo ésta vez. Empecé a llorar de dolor de cabeza a medianoche más o menos, se dieron cuenta de que mi vejiga estaba llena y no podía vaciarla por mi cuenta, ahí me colocaron un catéter vesical. ¿En serio no te decía tu experiencia como estudiante y luego residente de medicina que algo no estaba bien en mí y derivarme a otro lugar?

No dormí esa madrugada porque el cuello dolía horrores, mis padres desesperados llamaron al amanecer a un traumatólogo y él les dijo que me llevaran lo antes posible al Instituto de Previsión Social por los síntomas que presentaba.

Llegó otro doctor y ni siquiera preguntó cómo me sentía mirándome a la cara, habló con mi mamá y mi papá quiénes le comentaron que habían pedido una ambulancia para ser atendida en otro lugar por recomendación médica; salió sin tomarme el pulso por lo menos diciendo que él ya no tenía nada que hacer ahí en ése caso.

Pero yo te perdoné doctor, creo que después habrás sabido de mí porque en Luque todos nos conocemos. Perdoné tu impericia, tu negligencia y la de quienes con tu informe me tuvieron internada horas valiosas sin hacer nada.

20181129_030849

Ni siquiera mandaron hacer una radiografía para dar un diagnóstico más aproximado ya que el tuyo fue “Schock Emocional”. ¿En serio doctor? ¡Me dejaste sin movilidad en el 90% del cuerpo de por vida! Aún así te perdoné.

Desde ésa noche y por meses no sentía mi cuerpo, quedé tetrapléjica sin saberlo yo y vos tampoco. Por 40 días (los conté) sólo me alimenté con suero, agua, jugos y gelatina. ¿Sabés que ése tiempo en mis sueños me veía comiendo pizzas, ensalada de frutas, asado y tomando Coca Cola o sangría?

¿Sabés que me soñaba caminando de casa a Ñu Guazu, que trotaba el circuito completo que llegaba a la entrada de la Fuerza Aérea, que estaba andando en mi bici, que bailaba con mis amigas, que patinaba frente a casa de noche, que me tiraba desde un trampolín a una piscina, que nadaba o chapoteaba boca arriba?.

¿Sabés que me soñaba tomando un libro, acomodarme en el piso y subir las piernas por la pared para leer, que cargaba mi mochilita con el Tetris y media docena de bananas “para los calambres” e ir a casa de mis amigos caminando a la velocidad del “Correcaminos” y que preparaba mi desastrosa crema de chocolate? Porque éso hacía en mi tiempo de ocio a partir de la tarde la última primavera y el último verano antes de caer en tus manos.

Pero la realidad era que me despertaba y estaba inmóvil en una cama de hospital, con una pesita colgando desde mis sienes con tornillos, ésos que taladraron mientras yo despierta sentía el leve olor a hueso quemado y sólo quería estar muerta.

Te perdoné doctor aunque hasta hoy me tengan que ayudar en lo más básico para vivir, aunque tenga que tomar como 20 pastillas por día para entre otras cosas controlar la rigidez y dolor muscular, aunque tenga que usar un tubo en el vientre para vaciar la vegija, aunque haya pasado por consultorios médicos más veces que una persona de 70 años.

Te perdoné aunque después de un tiempo me hayan abierto el cuello casi 4 horas para reemplazar una vértebra con un pedazo de hueso que cortaron de la cadera y volver a usar el collarín para no mover la cabeza  por otros 3 meses, aunque tenga más metal dentro del cuerpo que afuera.

Te perdoné mis lágrimas, las de mi familia, el que hayas robado mis sueños y parte de mi juventud, el que pusiera en pausa por muchísimos años mis proyectos personales. 18 años recién tenía yo.

Te perdoné porque soy humana y también me equivoqué pero nunca dejé a nadie en silla de ruedas, ésa que quizás hubiera usado pero con mis manos siendo funcionales. Pude demandarte a vos por negligente y al sanatorio por su atención deficiente hacia mí esas horas claves pero eso no me iba a devolver lo que perdí.

Te perdoné porque después de salir del Centro Médico de Luque (donde exceptuando a vos, trabajaban médicos reconocidos y muy buenos) conocí y fui atendida por excelentes profesionales de blanco de muchas especialidades en los imnumerables hospitales, sanatorios, clínicas y consultorios particulares que recorri todo este tiempo.

Te perdoné porque después de tantos años me siguen atendiendo médicos con tanto cariño y empatía, algunos hoy ya son como amigos aunque ya no sea paciente de ellos. ¡Cómo quiero, admiro y respeto a todos ellos!, ¡Cuánto les debo que no me alcanzan las palabras para expresarles mi gratitud!.

Te perdoné doctor, no sé si vos harías lo mismo si un ser querido quedara con tan grandes secuelas como las mías por unos primeros auxilios deficientes y cuestionables.

Te perdoné porque desde el principio no merecías ningún sentimiento o resentimiento de mi parte ya  que el odio lo aprendí a erradicar de mi corazón contigo; porque si te odiara siguiendo a mi carácter en ése tiempo, lo haría hasta después de morir pero no sé albergar rencor después de todo.

Lo hice porque perdonando estoy en paz conmigo misma. Sólo Dios va a lograr sacarme ésta hermosa sensación de plenitud, tranquilidad del alma, la mente y el corazón.

Te perdoné porque probablemente fui un paciente más en tu vida y vos un médico menos en la mía.

 

Micro cirugía y escaras

En enero me sometí a una pequeña intervención que comunmente se conoce como talla vesical que consiste en un orificio sobre la zona baja del abdomen por donde se inserta una sonda para vaciar la vejiga.

Normalmente se lleva con una bolsa colectora de orina pero yo la llevo tapada y la abro cuando siento ganas de vaciarla. En el proceso tuve que usar compresas para controlar las pequeñas pérdidas hasta que me acostumbré a éste nuevo sistema.

Lo malo es que eso me llevó a tener mi primera escara desde que me lesioné, en la zona sacra por lo que tuve que estar como 10 días siempre acostada de lado o boca abajo.

Una escara es una lesión en la piel que en mi caso aún es leve, en algunos casos es más grave y profunda.

La lesión en mi piel la traté combinando un medicamento que me indicó una amiga enfermera que son unas gotitas tipo gel (se llma Prontosan, de Braun) que aceleraron muchísimo la cicatrización y una preparación de hojas de guayaba hervidas que al colarla, el líquido luego se aplicaba con algodón.

Hoy la escara ya cicatrizó además de que me sacaron los puntos y cambiaron la sonda. Bueno, es todo por hoy, nos veremos en alguna otra publicación pronto.

Primer entrenamiento en solitario para el rugby

Terminando la primera “caminata y trote” con la silla de ruedas. Mi físico fuera de estado duró 35 minutos en el entrenamiento, así que a ponerse las pilas más resistentes jajaja.
Me encantó recorrer la manzana del club de mi barrio, el mismo que vió mis juegos de futbol con los vecinitos hace (uhhhh) unos pocos años y las sesiones de patinaje a 4 ruedas ya que los rollers nunca me quisieron.
Que bien se siente respirar naturaleza aunque sea escasa, que diversión ver la cara de los curiosos talvéz pensando: “Esta chica se volvió loca” pero la verdad es que estoy mas cuerda que nunca y con toda energía de mi cuerpo a mejorar mi velocidad, resistencia y fuerza para los partidos de QuadRugby de Maximus Project
Amo estar viva y volver a hacer deporte, volver a sentir ese temblor de cansancio, la sed de cada metro rodando, las ganas de ganarse a una misma, un metro más sólo otro metro más y así pronto completar toda la rutina.
Debo decir que tengo una entrenadora personal de lujo, mi fisioterapeuta de hace años ya ni sé cuántos Lic. Alicia Romero de Pereira, capa total. Ya no puedo escribir, me tiemblan los brazos, estoy cansadísima pero también tengo una enorme sonrisa.
¡Aguanten los Yaca-ruedas! ¡Que viva el QuadRugby! Chauuu
@adritrigo6

Conoce las causas y consecuencias de una lesión medular

papel-lapiz

Una lesión medular es una afectación de la médula espinal que produce parálisis de la movilidad voluntaria y ausencia de toda sensibilidad por debajo de la zona lesionada.

Las personas afectadas por una lesión medular completa no pueden mover ni sentir absolutamente nada desde el punto de la lesión.

Se trata de una lesión grave que afecta a 3 millones de personas en todo el mundo. En España se diagnostican tres nuevos casos de lesión medular al día.

Todos podemos padecer algún día una lesión medular.

En todo el mundo se diagnostican alrededor de 130.000 lesionados medulares al año
Las principales causas son los accidentes en situaciones cotidianas.

Accidentes de tráfico: 50%
Caidas: 24%
Otras causas: 17%
Deportes: 6%
Deportes extremos: 3%

Consecuencias de una lesión medular.https://i0.wp.com/www.todomonografias.com/images/2007/03/a1082.gif

En todos los casos, una lesión medular se convierte en un acontecimiento traumático tanto para el paciente como para su familia. Es una lesión grave que cambia drásticamente la vida del afectado.

Conlleva mucho más que una parálisis de las extremidades. La desconexión entre el cerebro y el cuerpo comporta diversos efectos añadidos:

  1. Pérdida del control urinario e intestinal.
  • Alteraciones del Sistema Nervioso Vegetativo.
  • Trastornos en el campo de la sexualidad y la fertilidad.
  • Pérdida del control de la temperatura corporal y la presión arterial.
  • Dolor crónico.
  • Riesgos de padecer diversas complicaciones como úlceras de decúbito, espasticidad y necrosis de tejidos.

No todas las lesiones medulares son iguales.

Los tipos de discapacidad asociada a la lesión de la médula espinal varían mucho según la fuerza del impacto, la zona en la que se ha producido la lesión y el grupo de fibras nerviosas que han sido dañadas.

Las lesiones medulares se dividen:

completas

Una persona afectada por una lesión completa ha perdido todas las funciones controladas por la médula espinal y es incapaz de las funciones controladas por la médula espinal y es incapaz de punto de la lesión.

incompletas

Una persona con una lesión incompleta podría ser capaz de mover, aunque con menos fuerza, una extremidad o tener sensibilidad por debajo de la lesión.Más información: www.fenexy.org/known_lm.php?menu=18

Nota en TVE sobre el Proyecto Foltra que hace caminar a lesionados medulares

Hace un tiempo les había comentado sobre el Proyecto Foltra. Abajo siguen 2 videos de un reportaje sobre una persona que volvió a caminar con este tratamiento luego de haber estado en coma y cuya familia obtuvo un pronóstico no muy esperanzador estando hospitalizada.

 

Primera Parte

 

Segunda Parte

 

Logran rehacer discos vertebrales con células madre

El uso de células madre adultas para regenerar hueso o tejido cartilaginoso desgastado que causa dolor se va confirmando como una eficaz alternativa de la cirugía ósea convencional, que con frecuencia precisa implantar metales o inmovilizar la zona molesta. Diez pacientes de mediada edad, la mayoría mujeres, han experimentado gracias al implante de células madre la regeneración natural de discos de las vértebras lumbares que les causaban dolor al haberse desgastado.

El tratamiento, experimentado en la Unidad de Terapia Regenerativa Tisular del Centro Médico Teknon, de Barcelona, ha consistido en inyectar en el núcleo viscoso de los discos degenerados células madre obtenidas del hueso de la cadera de los propios pacientes. Esas células idénticas a sí mismas fueron previamente cultivadas en el Instituto de Biología Molecular de Valladolid, que copió los más de 20 millones de unidades celulares, puras e inalteradas, que fueron inyectadas en el núcleo de cada disco desgastado. 

Las intervenciones, autorizadas y supervisadas por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios y sin precedente en el mundo, han sido realizadas por los doctores Lluís Orozco y Robert Soler, de Teknon.

Leer artículo completo en: http://madrecelulas.blogspot.com

Adaptación para función de pinza en tetrapléjicos

El Cripper es una pinza diseñada para tetrapléjicos que tienen una función de los músculos en la parte superior de su brazo que tira de la mano hacia atrás. Esta “acción de la muñeca” es común en tetrapléjicos con lesión de la médula espinal a nivel cervical C5-C6-7. No es necasrio tener movimiento de pinza o de dedo.


El Cripper es ligero (255 gramos), Pero fuerte y duradero. Su diseño exclusivo permite la conexión rápida / desprendimiento del brazo del usuario. Sus pinzas recogen casi cualquier cosa (hasta 1.360 gramos), desde monedas a las latas

Estas son sólo algunas aplicaciones:

  • Proteger a los niños: recoger los medicamentos, objetos punzantes, etc
  • Abrir armarios altos o bajos y cajones
  • Utilizar su tarjeta de cajero automático del banco
  • Recoger el desorden

Mas info en inglés: www.comspark.com

Identifican las células que cicatrizan la médula espinal tras lesiones

imgWashington, 7 jul (EFE).- Las células que cicatrizan la médula espinal tras las operaciones son los pericitos, y no las células gliales como se pensaba previamente, según un estudio publicado hoy en la revista Science y en el que colabora el investigador español Mariano Barbacid.

La investigación, llevada a cabo en el Instituo Karolinska de Estocolmo, Suecia, bajo la dirección de Jonas Frisén, abre la puerta a nuevos tratamientos para pacientes que se encuentran en recuperación tras una operación del sistema nervioso central.

Hasta ahora, se pensaba que las células que formaban las cicatrices tras las lesiones de la médula espinal eran las células gliales.

Sin embargo, el equipo de Frisén demostró que la mayoría de las células de las cicatrices en la médula espinal dañada provienen de los pericitos, unos pequeños grupos de células que se sitúan en los vasos sanguíneos.

“Estos pericitos comienzan a dividirse justo después de la herida, y dan lugar a un conjunto de células de tejido conectivo que migran hacia la lesión para formar una gran porción de cicatriz”, según el artículo de Science.

En ausencia de estas células, se producen agujeros en el tejido en lugar de cicatrices.

El estudio del Instituto Karolinska permitirá que los científicos concentren sus intentos por aumentar la cicatrización en la médula espinal en estos pericitos, lo que puede ayudar a una mejor recuperación funcional de los pacientes con daños en el sistema nervioso.