La nostalgia, lo planeado y lo inesperado

pensamiento

Después de bastante tiempo me pongo a escribir qué cosas pasaron en este lapso, el porqué de mi silencio, de mi “auto exilio”; digamos que fue por muchas cosas que tuve que hacer para poner algo de orden en mi mente y proyectos para este año y el siguiente; y porque pasan cosas que me bloquean un poco el fluir de los sentimientos y pensamientos.

Creo que a mucha gente le habrá pasado lo que a mí, eso de ir a países más desarrollados en ciertos aspectos, volver al país y darse un golpe fuerte por la muralla de la realidad. Extraño el sistema japonés de asistencia personal para personas en situación de discapacidad, la disciplina, la puntualidad, el respeto a las personas mayores, la accesibilidad a todo y por supuesto, muchas veces se me hace un nudo enorme en la garganta cuando pienso que es muy difícil volver a ver a la gente que estuvo conmigo 6 semanas día y noche enseñándome cosas pautadas en el curso y las otras, esas que se aprenden en el día a día, en el trato de persona a persona, en otra cultura.

También, en otro aspecto, a otras tantas personas les habrá quedado la mente en blanco al consultar en el exterior y escuchar los montos que se precisan, en mi caso particular 2 meses en Chile y al menos 120 millones de guaraníes por intentar recuperar de manera útil los dedos de las manos y ser por fin, de algún modo una persona autónoma.

Ya pasé la mitad de mi vida siendo lo más optimista posible sin dejar de ser realista, planeando el futuro, ése que uno planifica pero no siempre es como quisiéramos. Hay muchas cosas más personales con las que estoy luchando últimamente pero como lo vengo asumiendo desde hace años, con fe.

Sé que las cosas suceden a su tiempo, que nuestros tiempos no son los tiempos de Dios y con éste penúltimo párrafo les pido que los que me leen, recen por la salud y los cuerpos tan golpeados por el cáncer. Hoy les pido por Luis y por Nelly, yo lo estoy haciendo porque así voy a recordar que siempre hay personas que están en situaciones más complicadas y que al final, lo importante es tener salud, tener días y años por vivir junto a los afectos.

Gracias porque están ahí leyendo, hoy tengo el corazón sobrepasado y los ojos muy nublados por las lágrimas que reprimo mordiéndome los dientes … maldito cáncer, maldito cáncer, no podés ser más fuertes que ellos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s