Me duele que no te cuides

manos

Lo que siento ahora no se llama añoranza, nostalgia o impotencia por verme como me veo. A mi no me había dicho un anuncio en la tele o en los carteles publicitarios que no hay que estar en la carrocería de una camioneta sentada o parada. Siempre creemos “Eso no me va a pasar” pero a mí me pasó.

Sin embargo vos estás en un medio y un mundo donde te dicen qué está bien o qué está mal, que si no usás casco y manejás a alta velocidad lo más probable es que cambies las 2 ruedas de tu moto por las una silla de ruedas. Muchas discapacidades se producen por imprudencia, por inconsciencia y por falta de educación vial.

Mi vida es mía y sólo mi corazón sabe lo que juntos pasamos desde el momento en que me volví un bebé viviendo en el cuerpo de una mujer, y por todas esas situaciones, emociones y frustraciones es que te escribo a vos que no valorás tu vida y le tentás al destino. La silla para mi no es lo peor, lo son otras cosas.

Decíme: ¿ Porqué no te cuidás? ¿ Pensás que un accidente es solamente tu problema? Podés preguntarle a mi familia, a mis amigos si ellos no sufrieron o lloraron viéndome en aquella cama del hospital, inmóvil, apagándome físicamente de a poco, viendo como una chica que amaba andar en bici, patinar y caminar justamente eran pasatiempos que no los haría por años o quizás nunca más.

No te imaginás cuánto cuesta una cirugía, no tenés idea de que podés perder tu coeficiente intelectual porque no te pusiste el casco o no te abrochaste el cinturón en el auto y si el ileso resultás ser vos, ¿No te importaría arruinar emocional y económicamente a otra persona a causa de tu imprudencia, porque manejás borracho por ejemplo?

Por eso me duele que no te cuides, porque tenés campañas viales que te hablan de todas las consecuencias y vos seguís creyendo que no te va a tocar, a mi ninguna mísera campaña me advirtió y las consecuencias las pago muy alto ahora para vivir, tengo sobrinitos y nunca les empujé el carrito, nunca corrí tras ellos y eso me parece injusto muchas veces.

No reniego de lo que soy ni de lo que tengo o no tengo hoy, la vida yo la disfruto a pleno, a veces quisiera que los días tuviesen más horas y los años más días para seguir viviendo, haciendo cosas distintas a las que planeé pero que me llenan de igual manera.

Por favor, ahorráte lo que sufrí hasta encontrar mi centro, honrá la vida cuidándote: por tu mamá, por tu papá, por tus herman@s, por tu familia, por tu amor, por tus amigos, por quienes te quieren. No le tientes a la suerte cuando se trata de la vida.

Un comentario en “Me duele que no te cuides

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s